Litvinenko y el 210Polonio

Las noticias sobre Sergei Skripal y su hija Yulia por su envenenamiento con gas nervioso nos traen a la memoria el envenenamiento de el ex-agente del KGB residente entonces en Londres, Alexander Litvinenko.

Litvinenko fue envenenado con 210Po, concretamente con PoCl2 añadido al té. Este elemento, aislado por Marie y Pierre Curie fue responsable, probablemente de la muerte de Marie por su continuada exposición a la sustancia radiactiva. También es muy probable que el cáncer que acabó con la vida de su hija, Irene Joliot-Curie, fuera causado por un accidente de laboratorio en el que se rompió una ampolla que contenía el isótopo 209Po.

DATOS SOBRE EL Po

  • El Po se encuentra presente en el mineral de uranio en la ridícula proporción de 100 ppb, es decir, 0.1 mg por tonelada. Ahora se produce en centrales nucleares bombardeando bismuto con neutrones
    • 209Bi + nº —- 210Bi
    • 210Bi —- 210Po + beta
  • El 210Po es emisor alfa, y es fácilmente escamoteable. Los clásicos detectores Geiger sólo identifican la radiación beta, la radiación alfa necesita alto vacío para detectarla, porque chocaría con las moléculas del aire.
  • El 210Po tiene una vida media de 138 días
  • El PoCl2 es muy volátil en tres días se evapora el 50% por eso es fácil que una muestra contamine los lugares donde ha estado: asientos, habitaciones, vehículos…
  • Un microgramo de 210Po tiene 3*10^15 átomos. Sólo con que se descomponga el 10% bastaría para atacar a todas las moléculas del cuerpo.
  • Las partículas alfa atacan a las células del cuerpo en rápida división como el cabello.
  • Se concentra en el hígado. Las disfunciones de este órgano provocan ictericia, con ese característico color amarillento en la piel.

Aquí puedes ver una línea del tiempo sobre los últimos días de Litvinenko y los movimientos de los principales sospechosos de su asesinato.

Y si tienes curiosidad por saber quién era Anna Politovskaia, aquí tienes un artículo extenso que te lo explica.

La información está sacada fundamentalmente del estupendo libro -sin versión en español- Molecules of Murder de John Emsley.

 

Anuncios